Cómo afecta la literatura a la cultura

En una sociedad cada vez más digitalizada, con acceso a una diversión inmediata, se pierden los pequeños placeres como sentarse a leer un buen libro. La literaria es una manifestación artística, pero a la vez también puede crear y comunicar sentimiento y valores. La literatura puede reflejar la concepción que tiene el autor del mundo, y las ideas con las que muchos se sienten identificados.
La literatura puede influir en el entorno como fenómenos que nutren a la sociedad. Le proporcionan una herramienta de pensamiento y valores, y ayuda a la creación de la identidad de muchos individuos.
La literatura como fenómeno social
Podemos ver la literatura como un fenómeno social en el que el autor crea la obra literaria que está situada en una sociedad. Esta sociedad se sitúa en un tiempo y espacio concreto. La literatura y la sociedad se influyen y nutren mutuamente provocando un medio de comunicación sobre las creencias y valores de la sociedad en la que se encuentra.
La literatura influye en los lectores proporcionándoles nuevos valores. El autor posee un gran poder donde transforma su herramienta en un pensamiento común que puede unir a individuos de toda índole sin necesidad de estar próximos ni contar con los mismos estudios.
La literatura como fenómeno comunicativo
La literatura se puede considerar como un fenómeno comunicativo donde no sólo importa el mensaje sino la forma en la que se dice. La forma de expresarse del autor a través de figuras retóricas hace que los lectores consigan mayor riqueza del lenguaje.
Un libro puede considerarse como un modelo de vida, provocando reacciones en los lectores de índole diversa, que les haga creer en lo mismo y buscar los mismos valores. Los libros son influenciadores de las masas que traspasan la información de una época a otra.
La literatura como fenómeno en sí
La literatura es un acto de creación artística, muchos gobiernos no invierten en artes porque lo consideran una pérdida de tiempo. Sin embargo la literatura es un vehículo para la expresión de la lengua, se diferencia de otras creaciones artísticas porque se puede compartir con el resto del mundo de forma sencilla. Es un fenómeno que transporta los sentimientos del autor a todo un elenco de lectores. Puede entenderse en todos los idiomas con una traducción y dar a conocer las sociedades en otros tipos de cultura.